Libertarias

Libertarias. (A los vencidos, a los que perdieron la guerra)

Están pelando a las mujeres. Desde esta mañana que llegó el esquilador no han hecho otra cosa. No han terminado, con las tijeras de esquilar se tarda más, he visto pasar esta mañana al esquilador y todavía no lo he visto salir. Puede ser que haya terminado y las estén mirando, insultándolas, recreándose con su humillación, tal vez las estén violando ahora. No creo, mejor no quiero creer que las estén prostituyendo, aunque sé, que en otros sitios han hecho cosas peores, les han cortado el pelo, les han dado aceite de ricino sopado con pan, en tazones grandes y con cucharas pequeñas, se las han dado a los moros para que las violen uno detrás de otro y después las han matado.  Esto es algo que no esperábamos. Hasta dónde se puede llegar en nombre de Dios y  con el apoyo de la Iglesia. Desde bien temprano  las estoy oyendo llorar, llevan ya tanto tiempo llorando, y esto no acaba aquí, en Andalucía las purgan, las dan aceite de ricino, para que echen todo lo malo que llevan dentro. Dicen los curas, que así llegan más limpias a Dios, después se ríen.

¿Y tú crees que si lo hacen en Andalucía no lo van a hacer éstos aquí, consideras que éstos son mejores? Mira lo que están haciendo esta mañana, y espera que vayan pasando los días, todo se aprende y copiar todo el mundo sabe. Crear es más difícil. Éstos no necesitan crear, con coger lo que necesitan tienen bastante, están bien organizados, carecen de los más elementales principios, son el nazismo más sanguinario.

¿Qué vamos a hacer, esperar a que nos saquen y nos den el  paseo del amanecer? Tenemos que levantarnos y pase lo que pase, si nos matan, que nos maten. Mejor es morir, que ver lo que estamos viendo.

Nos van a matar sin que nos levantemos, no tenemos armas, no tenemos organización, no tenemos nada… nada… nada. Hasta el valor lo hemos perdido. Desde que la guerra empezó, la idea de Franco ha sido única: exterminar… exterminar… y exterminar. Es lo que ha hecho en las zonas que ha dominado, y es lo que van a hacer aquí. No van a hacer nada distinto a lo que está haciendo de lo que han hecho hasta ahora.  Franco se entrevistará con el alemán y se pondrá a sus órdenes. La que ya no vale para puta, vale para llevar la toalla y Franco con la ayuda de Italia y Alemania ya ha ganado su guerra y ahora le toca ayudar y es lo que va a hacer. Lo que le manden, tiene que pagar lo que le han dado, y eso va a ser así.

Si Europa no entra en guerra ya, no podemos tomar otra decisión que esperar a que nos maten. Europa hace ya mucho tiempo que tenía que haber entrado en esta guerra, y no lo ha hecho. El miedo a ser vencidos ha sido muy grande. Pero esperando no se consigue nada. Los están humillando todos los días y ni siquiera se atreven a protestar, esto va a ser el fin, el dominio del nazismo en el mundo, y el exterminio de la mitad de su población. Lo peor no va a ser que se haga, sino cómo se haga. Y aquí desgraciadamente lo peor va a ser cómo lo van a hacer, mejor dicho, cómo lo están haciendo.

Las matanzas ya se están empezando en muchos pueblos, las denuncias salen como las ratas de las alcantarillas de donde menos lo esperas y cuando menos lo esperas. El Gobierno no quiere sentirse en minoría, necesita amedrentar a todos, y cuando digo a todos, digo a todos, a los que lo apoyan también los tiene que amedrentar, para que sientan miedo y se callen. Si tienen que matar, o meter en la cárcel a algunos de los suyos lo van a hacer igual, la opinión del pueblo les da igual, no necesitan que los quieran. Necesitan que los teman, y eso sí saben hacerlo.

Europa está con las orejas bien coloradas, pero se calla, no habla por si la oyen. ¿Qué han hecho esas pobres mujeres, que tienen ahí dentro, ser libertarias, defender sus derechos de mujer, que durante tanto tiempo han sido pisoteados, defender a la República que se los dio?

Malos tiempos nos toca vivir ahora, nunca pudimos imaginar algo parecido. Ni algo que remotamente se pudiera parecer a esto. Eso sí, lo hacen con la colaboración y bendición de la iglesia, y con la incondicional ayuda de falange española, que no ha logrado alcanzar el poder como ellos esperaban y están dispuestos a hacer lo que les manden para mantenerse a su lado. Aunque lo que tengan que hacer sea sucio y perverso, Como es lo que están haciendo ahora y que tanta satisfacción  sienten cuando lo ejecutan, y que igual que la iglesia, lo hacen en nombre de Cristo, y con la insignia de Cristo en el pecho. No lo he hecho nunca, pero esto hace que en este momento sienta el deseo de blasfemar, y esto me confirma la idea que yo tenía formada hace mucho tiempo. Si Dios existe, lo podremos encontrar en cualquier sitio, en cualquier parte, en la Iglesia nunca.

El alzamiento lo emprendieron con la lección bien aprendida. Había que matar, matar, y matar. Tenían que exterminar a todos los que pensaran de forma distinta a como ellos piensan. Y esto lo dejaron claro desde los primeros momentos. Las declaraciones de sus generales, Queipo de Llano en Sevilla pidiéndole a los suyos, que donde se encuentren con un Rojo lo maten, y si alguien le pregunta por qué lo hacen, le digan que él les ha dado esa orden. Las declaraciones a los periodistas del general Castejón  después de haber ejecutado veinticuatro horas antes en la plaza de toros de Badajoz, con sus propias pistolas a cuatro mil personas,  diciéndoles que actuaban así, porque tenían que seguir avanzando y no podían permitir que los que quedaban detrás pudieran sublevarse en la retaguardia. Las declaraciones de Millán Astray en la universidad de Salamanca, cuando a voces pide ¡Muera la inteligencia! y las matanzas con que fueron jalonando las tierras conquistadas, son la mejor prueba de la barbarie que se nos venía encima. No trataron de engañar a nadie. Y nosotros debimos entender desde los primeros momentos que esto era así, y que no había otro camino, que resistir, resistir, y resistir.

Pero ¿cómo íbamos a resistir, y con qué nos íbamos a defender?

Pero ¿cómo y con qué nos íbamos a defender? Cuando el gobierno ya ha gastado todos los cartuchos, no quedan aviones, no quedan tanques, no quedan fusiles, y en el banco de España no queda un solo lingote de oro para poder comprarlos. No se puede hacer nada, ¿con qué nos vamos a defender, con tirachinas? El Gobierno ha tratado por todos los medios a su alcance de negociar la paz, entregar las armas, pero todo ha sido inútil, no han aceptado ninguna negociación. Ninguna.

Hemos debido defender Madrid, atrincherarnos en las ciudades, y esperar, esperar, y esperar. El mundo tiene que entrar en guerra contra el nazismo. Y necesita hacerlo ya, no puede esperar más. Modesto ha defendido hasta el último día que la defensa de Madrid tenía que hacerse casa por casa, y él siempre ha dicho que en las ciudades se paran los ejércitos.   Modesto, junto con otros miembros del Consejo  de defensa, ha defendido siempre esto, no era él sólo quien lo defendía, había más gente, que con él, defendía esta tesis.

Sé que el mundo se tiene que defender. ¡Y ay si no hace!  También sé que el coste va a ser enorme, y que aterra pensar los millones de muertos, que un enfrentamiento así conlleva. Pero estamos donde estamos, y esto es un camino sin retorno, ya no hay marcha atrás, no se puede desandar lo andado, y pensar siempre, que cueste lo que cueste, el precio pagado será poco si se logra impedir, que el nazismo se implante en el mundo.

No sé, que será mejor, una guerra con un montón de millones de muertos, o esperar a que nos gobiernen gente como ésta que son capaces de hacer lo que éstos están haciendo esta mañana aquí con estas pobres muchachas. Por el mero hecho de defender la Republica, de ser libertarias. Óyelas llorar, y míranos a nosotros aquí impotentes… llorando como lloran ellas, y sin poder hacer nada. ¡Malditos mafiosos, y malditos los militares que han sido capaces de venderse y de utilizar las armas que la Patria les dio para su defensa; y la utilizan para secuestrarla, para venderla! … ¡Canallas!

Aquí no matarán, aquí no se ha matado a nadie, si alguien ha ido a la cárcel ha sido después de ser juzgado, ha ido con su sentencia por delante. No pueden matar a nadie, sería injusto que lo hicieran. No puede ser, eso sería criminal.

¿Y crees tú justo lo que están haciendo esta mañana con esas muchachas?.  ¿Con qué ley las han juzgado, y qué artículos les han aplicado? ¿Acaso crees que a los que ayer se llevaron los van a traer esta tarde o volverán dentro de unos días? Los que se llevan no vuelven. No esperes volverlos a ver, no lo pienses nunca. Mal camino le queda por recorrer, doloroso y amargo, triste. Ninguno volverá, no es pensable que vuelvan y si algunos vuelven serán pocos. Me temo que vayan a parar a uno de esos campos de exterminio con los que están sembrando España. Y de ahí van a salir muy pocos, no se han hecho para que de allí salgan, sino para que allí permanezcan vivos o muertos, para que los cubra el olvido. Aunque eso no lo lograrán nunca. Siempre habrá quienes los recuerden y ese recuerdo se irá pasando de unos a otros de generación en generación durante mucho tiempo. El paso del tiempo vuelve todo a su sitio, aclara las cosas y a cada uno lo pondrá donde deba estar.  Espero que las generaciones que nos sobrevivan sepan hacerlo, que no olviden. Los que nos sobrevivan y los que continúen naciendo después tienen la obligación de no olvidar. El recuerdo les ayudará a valorar este trozo de historia y a que estos hechos no vuelvan a repetirse. Jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s