A un avaro

Ahora que ya estás muerto,

muerto y amortajado,

con escuetas palabras,

labraré tu epitafio.

Espíritu aburrido,

y malintencionado.

Tú viviste contento,

no la gente a tu lado.

Has sido vanidoso,

aguafiestas, pesado.

Jamás te sonreíste

si no fue envenenando,

no te impidió el pudor,

el hacer ningún daño.

Siempre en tus alegrías,

hubo algún malparado.

Ahora yaces aquí,

perfecto mamarracho,

rodeado de cirios,

envuelto en un sudario,

y a tu lado, tus deudos

tocando a zafarrancho.

Todo lo que lograste,

lo van a hacer pedazos.

Lo  que no lograrán,

ni  siquiera soñando,

es el borrar la imagen

tan  fea que has dejado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s