A los defensores de la pena de muerte

A los defensores de la pena de muerte

(Jueves Santo 1984)

Que callen los salmistas,

que los curas guarden

los ropones y los cirios,

los músicos los instrumentos

y los forasteros dejen

los saludos para luego.

Sí, dejad los salmos,

los saludos y los rezos,

y las túnicas los nazarenos.

Dejadlo, dejadlo,

dejadlo todo para luego,

que hoy…

vamos a hablar de la muerte,

de la muerte, y el prendimiento.

La muerte es hoy

el acontecimiento celebrado.

Es el gran acontecimiento.

Pero,… por favor,

vamos a dejar de alinearnos,

vamos a dejar de estar

siempre,  al lado de los buenos,

y responded a esta pregunta

que os dejo:

Si Cristo hubiera sido malo,

quienes lo mataron,

¿ serían  acaso buenos?

Anuncios