Un día dejaré la escuela

Y cualquier día dejaré esto.

Me alejaré de los chicos,

y de los maestros.

Cualquiera de estas tardes

será la última

que entre en este aposento.

Este aposento, que a fuer de estar en él,

lo siento y lo quiero,

como a los chicos, a las mesas

o a estos libros viejos.

De esta casa me llevaré

un gran haz de recuerdos.

Recuerdos que evocaré

en otros aposentos.

Recuerdos entrañables

de hechos pequeños,

de hechos que me ayudarán

a llevar el tiempo que me queda,

hasta que me adapte

a andar por otros senderos.

Para que la vida que aún tengo,

no sea para mí,

un páramo árido y desierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s