Desde mi senda

Te hablo mujer desde mi senda,

con mi vida gastada,

apunto de marchar,

atado a la rueda de mi vida

y esperando muy pronto terminar.

Quiero decirte que, aunque no te veo,

te siento y te quiero mucho más.

Los sueños me hablan en tu ausencia

porque el recuerdo… tan lejos está.

Te hablo mujer desde mi orilla

sin siquiera saber adónde estás,

sin saber si la vida fue contigo,

generosa, adversa, cruel…

No sé si eres madre, o tal vez virgen,

si amar te hizo feliz, o triste oscuridad

sin saber siquiera si estás viva,

o si la muerte viajó contigo al más allá.

No sé nada de ti.

Pero en tu ausencia mis sueños te recuerdan

y mi mente te hace realidad,

y cuando llega el día

y sus ruidos me hacen despertar

contemplando tu imagen que se pierde

pienso: hasta la noche, amada,

que la noche es feudo del poeta

y la noche se hizo para soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s