Don Perseverando

Exhibiendo la historia de su vida

en el casino viejo y mancillado,

rondando ya el ocaso de sus días,

pasa las horas Don Perseverando.

Guarda recuerdos de la guerra

que dice, la hizo encarcelado

y exhibe orgulloso la medalla

que, por sus méritos,

la Patria le ha donado.

Luego… nada.

Es un vanidoso consumado.

Su tragedia, es la triste egolatría

de quien no ha sido nada,

y todo lo ha soñado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s