Las zarzas del camino

Al borde del camino

marchitas, maltratadas,

tiznadas por el fuego,

que sus ramas quemara.

Sin ninguna defensa,

solas crecen las zarzas.

Como niños mendigos

a quien nadie cuidara.

Todas llenas de espinas

como las almas malas.

Sin ningún jardinero.

¡Solas… abandonadas!

Anduvieron errantes

por zonas despobladas

y, por eso, dolidas

de ser tan maltratadas,

se cubrieron de espinas

porque no las pisaran.

Andando en mis paseos,

las veo tan desoladas…

no dan sombra, ni fruto

ni dan nada de nada.

¿Acaso no las quieran

porque no tienen nada?

Al borde del camino,

solas… abandonadas,

en la tierra de nadie,

junto al duro camino

creciendo lentamente,

¡van dejando sus ramas!

zarzal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s