Gitano

Por el camino llegó.

En las zarzas lo encontraron.

Seis puñaladas cosían,

su cuerpo oscuro y gitano.

Luce en su mano izquierda

las solapas del contrario,

y con la mano derecha

tapa su abierto costado.

 

Los ojos los tiene abiertos

y los dientes apretados,

oscuras manchas de sangre,

bordan su traje azulado.

 

Era junco y era mimbre,

era espiga y era cardo,

era bronce y era aceite,

era valiente y gitano

 

Cuando la muerte subía

por las venas del gitano,

el silencio de la noche

hacían trizas los gallos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s