Mi calle

Oscuros adoquines,

cielos aborregados.

En el suelo

pequeños charcos.

Frente a mi ventana

mujeres enlutadas

cruzan, con el casi

imperceptible ruido

de sus pasos.

En la plaza,

da el reloj las cuatro.

Saludo a Melitón

que cruza solitario.

Y ya la carretera,

oscuro asfalto,

campo desierto,

desnudos árboles,

triste piar de pájaros.

Un coche se me acerca,

solo, jadeante,

estrafalario…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s